»
Inicio > Columnistas > Ulahy Beltrán | Liquidación aguantada

Ulahy Beltrán | Liquidación aguantada

Ulahy Beltrán López, colaborador.
Ulahy Beltrán López, colaborador.

Crónica de una liquidación aguantada

La operación de los diferentes actores que intervienen en el sistema general de seguridad social en salud está tan bien normada en Colombia que la agencia estatal que desarrolla las acciones de inspección, vigilancia y control en este sector, tiene muy claro qué hacer frente a las diferentes situaciones que se viven o son generadas por estos actores, sean aseguradores, prestadores o entes territoriales.

En otras palabras, frente al proceso normativo del sector salud, lo que es tanto el conocimiento como el cumplimiento y la vigilancia de dicho cumplimiento, está tan bien documentado que no basta sino recurrir al texto de las normas correspondientes para saber cómo y cuándo proceder por parte de quien inspecciona, vigila y controla este sector, es decir, la Superintendencia Nacional de Salud.

Como a los demás funcionarios públicos, hacer lo que no corresponde, no hacer lo que debe o demorarse en actuar, tiene sus consecuencias de orden disciplinario pero también, lo más importante, como quiera que es el sector salud, una actuación no procedente o inoportuna del ente controlador, lleva a la amenaza del derecho a la salud y a la vida de las personas, así como también coloca en riesgo los recursos públicos del sistema de salud.

Por todo lo anterior bien vale la pena hacer un recorrido histórico de lo que ha sido la evolución en el tiempo de la operación del más grande asegurador del régimen subsidiado (mayor número de afiliados y mayor presencia territorial), y que además es de carácter público, como es Caprecom EPS.

En el segundo semestre del año 2013, exactamente en el mes de septiembre, el entonces Superintendente Nacional de Salud, Gustavo Morales Cobo se sinceró con Colombia e informó públicamente que «desde mediados del 2011 la EPS del Estado ha tenido sus márgenes de solvencia en rojo» y fue más allá cuando mencionó que «desde hace dos años han existido los motivos para liquidar la entidad«, indicando con ello que desde el punto normativo, esa EPS desde el año 2011 estaba en causal de liquidación, (Ver «Desde hace dos años hay motivos para liquidar CAPRECOM: Supersalud» en: http://www.cmi.com.co/desde-hace-dos-años-hay-motivos-para-liquidar-caprecom:-supersalud/114670)

No está de más recordar que en Colombia, la función de liquidar o intervenir de manera forzosa para administrar y/o liquidar a las EPS, está asignada a la Superintendencia Nacional de Salud.Un par de meses después, en noviembre de 2013, la misma Superintendencia Nacional de Salud informó públicamente que «Caprecom cumple con todos los requisitos para liquidación desde principios del 2010«, sin embargo, el Superintendente Gustavo Morales Cobo lo que ordenó fue «la restructuración de Caprecom para evitar que la EPS se vaya a liquidación… la idea es que con la restructuración de la EPS, se pase de 32 directores regionales a 9«, manifestando además en ese momento, que para no ser liquidada la EPS debía «revisar las cuotas burocráticas en sus nóminas y los gastos en los que incurre la entidad», (Ver «Caprecom deberá revisar las cuotas burocráticas en su nómina» en:http://www.cmi.com.co/caprecom-debera-revisar-las-cuotas-burocraticas-en-su-nomina/217741).

En ambas ocasiones en ese 2013, la Superintendencia Nacional de Salud había dicho que aunque Caprecom estaba en causal de liquidación (en septiembre dijo que «desde el 2011» y en noviembre dijo que «desde inicios del 2010«), argumentó que no procedía dicha liquidación porque debía «haber prudencia para no afectar 3.4 millones de afiliados» y porque Caprecom «en muchos municipios es la única EPS que funciona«.

Con base en esas premisas y aunque Caprecom, como se anotó antes, ya estaba en causal de liquidación desde el año 2010, en noviembre del 2013 la Superintendencia Nacional de Salud optó más bien por un ´Programa de Recuperación’ para la EPS y no por la liquidación, expidiéndose para ello la Resolución 2228 del 15 de noviembre de 2013 por parte del ente de control.

El ´Programa de Recuperación’ es una medida preventiva contemplada en el Estatuto Financiero, que para el caso puntual de Caprecom en ese momento tenía «el propósito de evitar que la EPS incurra en causal de toma de posesión de sus bienes, haberes y negocios«, por lo que Caprecom debía superar integralmente las deficiencias como EPS y ejecutar ese Programa en el plazo máximo de un año, Programa que después de ser presentado por Caprecom al ente de control, sólo hasta febrero del 2014 fue aprobado por la Superintendencia, lo que significó que el fin del plazo de un año se extendiera a febrero del 2015.

Seguir lectura en el siguiente enlace: Crónica de una liquidación aguantada.

Ulahy Beltrán López, ubeltran@hotmail.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top