»
Inicio > Columnistas > Nicolás Contreras | El agua tibia

Nicolás Contreras | El agua tibia

Nicolás Contreras Hernández, colaborador.
Nicolás Contreras Hernández, colaborador.

Abelardo en Juanpa se descubre el agua tibia

Abelardo, el método Juapa es un eterno retorno en la política colombiana desde hace rato y no un asunto en solitario de Juanpa, como dice tu columna. Tu predilección por Uribe tal vez te haga ver que es Juanpa el único mermelador, pero no, hay que revisar las narcomermeladas que ayudaron a subir presidentes desde el boom de la mariguana hasta el actual boom de la cocaína, más controlado para estrenar el disfraz de estado respetable, por estos día, en el que el dueño de la mermelada de afuera, acaba de pasar el trago amargo en Costa Rica, de que su embjador en Colombia durante la era Betancur, resultara un vulgar capo del narcotráfico del caso Irán Contras, donde la DEA resultó ser un vulgar cartel como los nuestros. Échale un vistazo a revista Semana.

La mermelada de los presidentes es cosa seria, que divas buenonononononas de Colombia históricas, o del espectáculo cayeron en brazos de tipos nada agraciados como Carlos Lleras Restrepo, o poetas almibarados que producirían diabetes crónica como Belisario Betancur y no me refiero a María de los Gaurdias, sino a otras que adornaron la putañera cama de ciertos expresidentes que se movían entre Coveñas y Cartagena, haciendo todo tipo de excesos, que la mermelada vieja y con otros nombres no dejó convertir en titulares ni en marconis anónimos, que pudieron emplearse aunque tal vez la gente temía a las caballerizas de Usaquén, que fueron el templo favorito de ejercer la inteligencia y la democracia, de muchos de ellos entre versos y poses de rabiosa masculinidad negada.

Las zonas francas, la yidispolítica, la hacker política, el chequecito, las falsas demovilizaciones y los devaneos de Roy Barrera o Heine Mogollón, demuestran que el método que tú llamas Juanpa, es viejito. Pero chévere leer tus columnas, algunas refutables de cabo a rabo, otras vacilables como esta. En política no hay santos como «San Guiljuela», o ese Juanpa que tanta urticaria te produce, hay seres humanos con sus fobias, odios, temores y sobre todo: masacres de todo tipo y ñapas que han permitido violar impúnemente a niñas colombianas o asesinarlas, como ha sucedido en las famosas bases militares donde los gringos al pisar suelo, nos convierten a cada uno en ciudadanos de segunda categoría, el día que atenten contra nuestros hijos e hijas, Dios nos libre de ese trago amargo.

Hay otras mermeladas más jodidas, como la mermelada de la visa a USA, por medio de la cual, se prohijan estas ñapas, que sólo Pirri y otros periodistas que se acuerdan del oficio, hacen cada vez que pasan casos escandalosos que se ocultan, porque no se les puede endilgar tan facilmente a las Farc y otras agrupaciones insurgentes, que han cometido actos de terrorismo como los falsos positivos, de los cuales todo el mundo trata con pinzas por Juanpa, otros Juanpa y el ilustre viajero que ahora promueve derechos humanos, que brillaron por su ausencia durante su gobierno.

Que la sigas vacilando en la prensa y en los estrados judiciales donde le has bajado el moco a más de uno.

Nicolás Contreras Hernández, makromokamboniko@gmail.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top