»
Inicio > Columnistas > Nicolás Contreras | Charlie Hebdo

Nicolás Contreras | Charlie Hebdo

Nicolás Contreras Hernández, colaborador.
Nicolás Contreras Hernández, colaborador.

El laboratorio Charlie Hebdo y otros Gladios tras del humo mediático

Han pasado cerca de 19 días de la masacre en París,  sufrida por 11 de los caricaturistas al servicio del semanario anti islámico y pro occidental Charlie Hebdo; y después de los muy tóxicos humos mediáticos,  altamente letales para la formación de opinión responsable e informada, los beneficiarios y objetivos de esta réplica mortal de la antigua operación Gladio, movida militaroide y política encubierta de falsa bandera creada por la CIA y el Mossad, con el fin de generar terror y odio contra el comunismo, este montaje de autoatentados,  deja ver los móviles ocultos en Francia y otras partes del globo, donde los intereses del imperio del eje USA/OTAN, ansioso por armar guerras de alcance mundial, para llegarle a Rusia, Irán, China o Venezuela, quedan flotando en el aíre.

El títere gobierno francés y su clase dirigente, una gama de políticos de extrema derecha hasta disfrazados de socialistas como François Hollande, la misma que hoy es una plaga en Europa occidental y parte de la Europa oriental, aprovechó la masacre en las siguientes direcciones, casi repitiendo al execrable régimen de Vichy en manos de Petain y Laval, que los promotores de los nazis de USA y la OTAN manejaban con un dedo meñique: una que le permitió remozar su imagen alicaída ante la opinión pública  por su política neocolonial,  radicalmente opuesta a la clase obrera y a los intereses del pueblo francés. Otra, para justificar una coyunda mayor con el USA estado terrorista, lo cual se tradujo en la copia de los pasos de George Bush durante el 11 de septiembre.

De hecho, tras la elaboración de una versión de la ley patriota de Bush a la francesa, esta burda tramoya se reforzó con el envío de un portaaviones de Francia y más tropas en Iraq para combatir al Estado Islámico,  pese a que los supuestos asesinos no sólo eran franceses  sino que habían trabajado para Francia y USA, en las acciones terroristas contra el gobierno de Bashar Al Assad, jugando para Al Kaeda y Al Nusra. En ese entonces eran terroristas “buenos” o rebeldes democráticos según Francia y USA: como en USA cuando las Torres Gemelas, ninguno de los terroristas era de Iraq o Afganistán; pero también como en Nueva York, estos supuestos terroristas profesionales, dejaron un documento de identidad olvidado que permitió identificarlos.

Pero como las élites del terrorismo imperial son tan solidarias con sus compinches, y la globalización especuladora integra en un mismo negocio, beneficios económicos y de imagen, la gran marcha contra la masacre -algo esperado por los científicos del terror que cranearon el luctuoso evento – muy seguramente como efecto deseado, aprovecharon para lavar la cara de criminales de guerra y terroristas de estado como Benjamín Netanyahu; o la señora Ángela Merkel, gran patrocinadora junto al promotor del terrorismo “bueno” John McCain, de los neonazis del oeste de Ucrania, que hoy con gobierno propio, derriban aviones comerciales y masacran población civil como en Gaza, bajo el paraguas de impunidad de la OTAN y de USA, cuyas varillas son los medios de (IN) comunicación y (DES) información, que dicen hacer periodismo y ejercicio de la libertad de expresión, como el mismo Charlie Hebdó.

Seguir lectura en el siguiente enlace: El laboratorio Charlie Hebdo y otros.

Nicolás Ramón Contreras Hernández, makromokamboniko@yahoo.com.co

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top