»
Inicio > Apuntes y apuntes > Monarquía de la desesperanza… | Rodrigo Ramírez Pérez

Monarquía de la desesperanza… | Rodrigo Ramírez Pérez

Tío, ¿Por quién va a votar? Le respondo con risas. Tanto su necesidad como mi carcajada son el reino de la desesperanza…

Ella, empleada en un cargo público. Mantenerlo le significa entrar al juego de comprometer los votos de sus familiares y amigos cercanos. Ofrece transporte, refrigerio y canta la lista: Votar al concejo por tal, a la asamblea por este otro, para gobernación por el más corrupto y a la alcaldía por el jefe de la mafia de la corrupción. Finaliza, “tío te dejo libre el candidato a la JAL.”

Mi sobrina con su “cara pelá” intenta seducirme. Ha conquistado a casi todos los familiares, menos a sus padres, a su hermana y mucho menos a mí. Convencida que mi desesperanza es distinta a la de ella, prefiere cambiar de conversación y nos quedamos todos felices con otros temas. Pues hablar de política con el triste escenario que tenemos es preferible hacerle fila al meimportaunculo, ahí, es más fácil culpar a los demás.

Si la monarquía de la desesperanza diera tregua para despertar o pellizcar a los cientos de miles que militan en el importaculismo, quienes conforman el 50% de los abstencionistas que le dan la espalda a la mejor oportunidad de cambiar la ciudad en cada elección. Con ello, impiden el salto cuántico de dignidad que Cartagena requiere urgentemente.

Tengo mis dudas, que en este momento clave se avance a ese cambio. Sin embargo, sé que estamos en esta misión otros cientos de miles que le apostamos a transformar esta dolorosa realidad que nos imprime la desesperanza, gracias el modelo que nos imponen los corruptos que siempre han gobernado delincuentemente a Cartagena.

Cuando todos aprendamos a tener dignidad, nuestras necesidades por muy apremiantes que sean, jamás serán instrumentos para que el reino de la desesperanza siga imperando. Es tan sencillo, tener dignidad.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top