»
Inicio > Columnistas > Gustavo Balanta | Que el agua no hierva

Gustavo Balanta | Que el agua no hierva

Gustavo Balanta Castilla, colaborador.
Gustavo Balanta Castilla, colaborador.

El Chakero* que llegó por la trocha nos hizo  entrega de una encomienda. No tenía nombre de remitentente ni destinatario. Era un sobre, que contenía cinco hojas tamaño carta. Cada papel con letras pasadas por “límpido” escasamente se dejaba leer.  Los folios daban cuenta de declaraciones extrajudiciales diligenciadas en diversas Notarias Cartagena, ciudad en otrora puerto de comercialización del ser humano de piel de color negra; secuestrado en África.

Íbamos consumiendo con ansiedad cada palabra y con ello la angustia y el dolor de saber que de ser cierto su contenido se configuraba una traición, cual puñalada trapera, contra aquellos y aquellas que en épocas no muy lejanas,  en nombre de una dignidad estoica soportaron actos de barbarie y legaron referentes de valentía y firmeza.

Son hojas, que desglosan que el 21 de agosto del 2014, ante el notario tercero titular, Alberto Marenco Mendoza compareció Henry Guizamano Vivas, quien, manifestó en su condición de representante legal de la Asociación de Consejos Comunitarios (ASOCOC) “MI TAMBÓ”, como al igual del Consejo Comunidades Negras del caserío de Tierra Baja, quien bajo la gravedad de juramento declaró que la Dra. María del Socorro Bustamante Ibarra, actual representante a la Cámara por Comunidades Negras ha desarrollado en beneficio de las comunidades que él representa una serie de trabajos sociales, cívicos y  comunitarios, que se evidencian con la política pública con enfoque diferencial “Inclusión real para la población negra, afrocolombiana, palenquera y raizal en el distrito de Cartagena”. En línea continua se describe a la Dra. Bustamante Ibarra “como líder afro” y en esa condición “ha creado una real incidencia en el tema de derechos humanos”.

En ese mismo tenor, se repite la escena con distintos notarios y notarias, en fechas distintas y actores comunitarios afrodescendientes como Tomás Núñez Herrera de Arroyo de Piedra; Livis Villa Alcázar de Arroyo de las Canoas; Hioscar Antonio Campo Amaranto de Púa 2 y Williams Hernández Grau de Bayunca.

Un once de septiembre la historia registra en sus anales que Salvador Allende fue derrocado e instaurada la dictadura de Pinochet. Un once de septiembre derribaron las Torres Gemelas y un once de septiembre del 2014, según sellos y chulos, estos documentos fueron refrendados por el Notario Veintidós (22) del Círculo de Bogotá D.C., Consuelo Ullaga Ullaga con la siguiente leyenda “la suscrita notaria hace constar que la presente fotocopia coincide con el original que ha tenido a la vista”.

Una máxima del periodismo da cuenta que a los rumores no se les da credibilidad, ni se desestiman, se investigan y corroboran. En eso andamos. Acudimos a quienes se dice que suscribieron estas declaraciones extrajudiciales bajo la gravedad juramento, para que nos esclarezcan si ello es  ¿CIERTO o NO? ¿Las comunidades representadas tuvieron conocimiento y en consecuencia AVALARON dichas declaraciones? Requerimos una respuesta en el menor tiempo posible para tranquilidad de una etnia y un movimiento social que viene exigiendo la legitimidad en la representación política e institucional en el Congreso de la República, en atención al marco legal y constitucional.

El Chakero sólo atinó a decirnos que Madiba le había enseñado que “Cuando el agua ha empezado a hervir, apagar el fuego ya no sirve de nada”. “Por favor no dejemos que el agua hierva”, nos pidió y siguió su rumbo.

Gustavo Emilio Balanta Castilla, gebalanta@gmail.com

__________

*Mensajero.

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top