»
Inicio > Apuntes y apuntes > El precio de la sensatez…| Rodrigo Ramírez Pérez

El precio de la sensatez…| Rodrigo Ramírez Pérez

Tenía todas las esperanzas en sus amigos empresarios. Sin embargo, uno de ellos, en un acto de sensatez le dice: No podemos arriesgar nuestro dinero en una sociedad cómplice de la corrupción.

Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos.

El aspirante ya había invertido por iniciativa propia una parte importante de sus ahorros, seguir sin el acompañamiento de inversores en la campaña era un riesgo patrimonial irreparable, sobre todo, cuando la riqueza que Dios le dio a administrar fue producto del trabajo honesto.

La anterior escena la han vivido algunos ciudadanos bien intencionados por servirle al buen nombre de Cartagena. Sin embargo, el mal endémico de la ciudad necesita más que sensatez, requiere de un acto de locura, pero que al mismo tiempo sea de mucha cordura que permita el consenso, palabra mágica o divina en una sociedad ególatra de la cultura “Cómo voy yo ahí.”

Ser sensatos con nuestra realidad puede ser una postura inteligente. En este momento histórico Cartagena de Indias requiere que sus habitantes y ciudadanos decidan con honestidad. Sin desprendernos de los intereses personales, jamás empezaremos a trasformar la situación vergonzosa en la que institucionalmente nos encontramos por elegir corruptos en cada oportunidad de elecciones locales.

Son sensatos los ciudadanos que postulan sus nombres con el sólo propósito de servir, pero les falta la locura de convicción para convencer que inspiran confianza en las masas.

Son sensatas las masas cuando salen libres a decidir sin excusas, seducidas por el fervor democrático de alguien que les inspira confianza.

Ahora pregunto, en este momento histórico: ¿Qué tan sensato somos para dar el salto cuántico por la dignidad de Cartagena y de quienes habitamos este territorio contaminado por los corruptos?

En lo personal, ninguno de los aspirantes a la alcaldía de Cartagena me ha convencido para depositar mi confianza de forma sensata al votar por ellos. Pero hay una herramienta democrática que avala mi decisión: VOTO EN BLANCO.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top