»
Inicio > Columnistas > Efraín Peñate | Cuba

Efraín Peñate | Cuba

Efraín Peñate Rodríguez, colaborador.
Efraín Peñate Rodríguez, colaborador.

El territorio de la isla a la que Colón denominó  “El Jardín de la Virgen”, pero que “bautizó” con el nombre de “Juana” dejó de ser libre en cuanto lo Indios Taínos fueron sometidos cruelmente, igual a como fueron despojados de sus territorios ancestrales los nativos de Republica  Dominicana, isla a la que Colón denominó “La Hispaniola” y  Puerto Rico, a la que Colón llamó “San Juan Bautista”, habitada por nativos Guanacahibes  que identificaban a su tierra con el nombre de Borinquen.

Al desmenuzar la historia de estos tres territorios insulares,  encontramos el despiadado despojo de todos sus territorios a los aborígenes que, sometidos a tortura, asesinatos, esclavitud pasaron al exterminio casi total. Y los pocos reductos que aún quedan son objeto del abandono total de los actuales gobiernos, como el caso de los indígenas  en el Casanare o de la Guajira en Colombia, que mueren de hambre y de sed,  acusados de ser  “auxiliadores de la guerrilla”, lo que los obliga a una vida nómada en la que apenas si pueden sobrevivir en plena selva, como los primates y los pájaros, a punta de frutillas, hostigados  por indeterminados grupos de criminales armados.

Se exceptúa el caso de los descendientes de tribus nativas en USA (Siux-cheyennes-pielrojas-comanches-dakotas-cherokees…), que disfrutan de vida y bienes en sus “reservas”, gracias a la exitosa lucha del actor  de cine Marlon Brando, sumada a la conducta sana y nada hostil de los inmigrantes europeos denominados “Quaqueros” (dibujados en el envase  de una avena que lleva su nombre), pacíficos místicos que frenaron en mucho, la ferocidad de los conquistadores de aquellas tierras.

Curiosamente  CUBA es sede del encuentro entre representantes del Gobierno Oficial de Colombia y las FARC, organización rebelde que  se niega a entregarse en rendición incondicional  partiendo de sus tantos años de lucha, semejante a la que no les fue suficiente a los nativos de hace siglos, para contener a los invasores y evitar los saqueos que, como lo denunció en las Naciones Unidas  el presidente de Bolivia, Evo Morales:

“Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a Sanlúcar de Barrameda (en Andalucía a orillas del río Guadalquivir)  185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América.

Al celebrar el Quinto Centenario del que  debemos identificar como Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional? Deploramos decir que no.

En lo estratégico, lo dilapidaron en las batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal.

En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que aún les exporta y provee todo el Tercer Mundo”.

Un cobro parecido a este que enarboló Evo Morales en la sede de la ONU, es el que acaba de  anunciar el Gobierno de Cuba a los reclamantes Gringos que dicen que fueron despojados de sus propiedades en Cuba (tierras-Edificios-plantaciones-factorias-lupanares-etc.), por decisión de la Revolución de 1959.

Los cubanos han dicho que eso y más, ya ha sido pagado con los  50 años de  bloqueo financiero proveniente de Usa a la isla de Cuba. Esta tirantez proviene del momento  en que firmaron (hace pocos días) la reapertura de relaciones Cuba y el  “Tío Sam”. En Cuba no hay un metro de tierra del agro en manos privadas. Todo suelo fértil es del Estado, que centraliza la actividad de siembras tabacaleras y azucareras a partir del 1° de enero de 1959, cuando triunfó  la Revolución “Castrista”. Desde esa fecha,  en Cuba se atiende a la población en salud y educación, en forma totalmente gratuita. Colombia tiene un medio “remedo” de eso con el servicio que denominamos “Sisben”  y ahora en la Alcaldía de Petro en Bogota, la educación escolar  infantil.

Las conversaciones que adelantan Gobierno e insurgentes de Colombia en La Habana no deben pasar por alto la urgente revisión que  merece el caso del agro en nuestro país. Debe escudriñarse con agudeza  el contenido de lo anunciado por el actual Ministro del Agro en Colombia, de que el Estado  COMPRARÁ  «propiedades» a terratenientes para repartirlas entre el pueblo campesino.

Me adelanto preguntándole al Ministro si en el inventario de tierra “de propiedad privada” susceptible de ser comprada por el Estado, estaría incluido un globo de  más de 46 hectáreas cuya propiedad traspasó de la señora Martha Ligia Patrón de Pretelt  a  su esposo (Pdte. de nuestra “Honorable” Corte Constitucional) Jorge Pretelt Ch. Ello porque desplazados denunciantes de la region pidieron devolucion de esas tierras, de las cuales fueron despojados a sangre y fuego. El pleito está en manos de la Fiscalía.

Y como estas, muchas propiedades más que datan desde los viejos tiempos de la conquista y de la colonia, merecerían la adopción firme de un proceso de  expropiación para entregarlas a la totalidad de los desplazados desde las viejas épocas de Colón. Como lo hizo Cuba al  momento de triunfar su revolución. Me refiero específicamente a globos de terreno del agro, sin dejar de lado la tenencia y dominio de las tierras para las crías de semovientes y para la minería.

Está demostrado sin discusión desde los viejos tiempos, que la ocurrencia de los aventureros (españoles-ingleses-italianos-franceses-holandeses-alemanes-portugueses) disparados desde toda Europa hacia nuestra América  (Abiayala le llamaban nuestros nativos), de tomarse por asalto tierras, metales, agro y someter mediante exclavitud a nativos y negros traídos del África, es el germen del desequilibrio social que dio origen a las rebeliones de los comuneros,  en toda esta mitad del mundo, donde solo Cuba es territorio libre de las masas.

Ahora es la oportunidad para Colombia.

Efraín Humberto Peñate Rodríguez, eprrodr@hotmail.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top