»
Inicio > Columnistas > Efraín Peñate | Balotelli

Efraín Peñate | Balotelli

Efraín Peñate Rodríguez, colaborador.
Efraín Peñate Rodríguez, colaborador.

Es el negro más acaudalado que hay en Italia y gran parte de Europa. Pero su ocurrencia de haberle salido a un policía de tránsito de Italia con un “gracejo” lo mostró como un “Fantochón”. Al fin y al cabo, eso es Balotelli, el negro africano traído desde niño a Italia desde uno de los territorios más pobres de países africanos, por una pareja de italianos que terminó otorgándole el apellido familiar de esos BALOTELLI, condolidos del abandono de niños en esos países. “Suerte negra”, solemos expresar cuando nos referimos a alguien hundido en la “llevadez” total.

Balotelli, goleador, centro delantero de la selección de Italia deambulaba conduciendo su lujoso automóvil por las calles de una de las ciudades italianas, cuando lo abordó un uniformado del tránsito y en su obligación de revisar documentos, descubrió que en el asiento trasero del auto estaban desparramados y sueltos muchísimos billetes de alta denominación entre fajos enteros de esos billetes.

– Y Ud. por qué lleva tanto dinero ahí tirado? le preguntó el agente.
– “Porque lo que pasa es que yo tengo muchísimo dinero”, respondió el inmigrante de color.

Tal pareciera que la respuesta era como una “echada en cara” al agente, de que siendo NEGRO, el potentado conductor era más aventajado ciudadano que el asalariado agente de la policía: blanco de piel, italiano de origen, autoridad en el lugar. En este pasaje vale preguntar: ¿Quién discriminaba a quien?

Estoy seguro que en toda Italia la reflexión ante este ocurrente pasaje citadino debió ser igual al pronunciamiento reciente del técnico de fútbol Arrigo Sachi, que acaba de advertir de la desventaja que para la juventud nativa de Italia, significa la invasión de cantidades de jóvenes de raza negra provenientes directos de África (como el caso de Balotelli), para ser preparados para los equipos de fútbol profesional de ese país.

Me parece entrada en razón la advertencia de Sachi, pues el desenfreno de importar específicamente por cantidades a inmigrantes que racialmente son distintos a los nativos jóvenes, siembra una desazón entre la población italiana legítima, dueña de una herencia ejemplar, como que ha sido ahí donde nacieron, se formaron, crearon historias de beneficio para toda la humanidad, personajes como Galileo Galilei, Cristóbal Colón, Enrico Fermi, Leonardo Da Vinci, Miguel Angel. Y es en Italia (Roma) donde Pedro Apóstol funda la Iglesia Cristiana Católica como sede Mundial desde El Vaticano, sede del Papa.

Y en el caso particular del deporte del fútbol, Italia como Sede de DOS mundiales y DOS títulos Mundiales conseguidos tiene el deber de velar por la autenticidad de su juventud en los asuntos de este deporte. Comparto la preocupación que origina una advertencia sabia del técnico italiano de fútbol, al exponer como nociva la desbocada importación de ciudadanos extranjeros al deporte preferido de los nativos de “la bota italiana”. Sobre todo, jóvenes en edad escolar todavía, que tendrían mucho que dar a sus países de origen en el continente africano. No como Balotelli, cuya conducta referida en el pasaje que origina este enfoque, no es propiamente lo más dado a aprovechar como ejemplo.

Está latente una coincidencia en el mundo: en casi todos los deportes de la actualidad ha habido incorporación de deportistas de raza negra provenientes de África. No olvidemos que durante las épocas de la esclavitud, de África fueron arrancados contra su voluntad, mas de 11 millones 400 mil seres humanos para ser vendidos como esclavos en América. Fue inhumano, cruel y deleznable el trato dado por inescrupulosos hombres de raza blanca a los negros sometidos como esclavos.

La reivindicación de esos descendientes africanos, es palpable hoy en el mundo, justamente por la oportunidad que tienen de mostrarse en los deportes, además del éxito de hombres de raza negra, como el caso del africano Hamilton Naki, precursor de los trasplantes de corazón en seres humanos, pues de él reconoció el médico Cristian Barnard que Naki había sido el verdadero cirujano ejecutante del primer transplante humano de corazón en el mundo.

Pelé mismo y paralelamente Eusebio, fueron descollantes y mundialmente reconocidos como los mejores en la práctica del fútbol, no obstante ser de raza negra. Y negro es hoy por hoy el presidente de Estados Unidos. Esta viva la historia del elevado valor, audacia y tenacidad de pilotos de raza negra entrenados por USA en la 2ª guerra mundial para pilotear escuadrones de cazas a los que bautizaron “los angeles negros”, exitosos en derribar aviones Alemanes. Ello dio motivo para condecorar con medalla, al general de color Daniel Chapie, honor que recibió la familia en vista del fallecimiento del combatiente.

No considero que el reclamo de Arrigo Sachi haya sido un acto de odio racial. Entiendo que es la natural explicación de una preocupación lógica, si por todos los antecedentes históricos y demostraciones del valor del nativo italiano como ser humano, se advierte de lo nocivo que es pretender desmedirse en la incorporación de jóvenes futbolistas de raza negra, ajenos a la tradición italiana, para aspirar a lo mismo que pueden dar sin ninguna clase de problemas, los conquistadores de DOS COPAS MUNDIALES de fútbol: esos Italianos.

Efrain Humberto Peñate Rodríguez, eprrodr@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top