»
Inicio > Apuntes y apuntes > Todo me hiede nada me huele…

Todo me hiede nada me huele…

Ojo, nada que ver con Covid 19… Más bien, típico de la gente que tiene como confort criticar desde el “escritorio”. Parafraseando a Silvio: Qué fácil es protestar por la bomba que cayó a mil kilómetros del ropero y del refrigerador. (Canción de Harapos)

Mi vieja calificaba a esos gazmoños con el titular de este escrito: Todo me hiede nada me huele…  La verdad, la mayoría de estas personas, poco aportan, son clásicos cangrejeros. Ahora en las redes sociales muchos, pero muchos, tienen la etiqueta de influencers.

Es doloroso que una plataforma digital y global como las redes sociales reinen estos “clásicos personajes” quienes arman camadas de idiotas útiles convertidos en comité de aplausos para escudar todas sus estupideces. Entre más desfachatez demuestren más son los “Me Gusta” y que decir de los comentarios…

Por eso, entendemos que los grandes intelectuales están de espaldas a estas plataformas, algunos muy famosos cuentan con su departamento de marketing y aceptan las redes sociales como un mal necesario.

Aterrizando en Cartagena de Indias, gracias a las redes sociales la ciudad hoy tiene como alcalde un “clásico personaje” que con la etiqueta de veedor se dedicó a las denuncias de la cosa pública, muchas de ellas con menos verdades, más calumnias e injurias, porque con eso modelo: “Algo queda”. En este caso, una alcaldía…

Ya cumplió un año con el vestido de gobernante, pero son más los desaciertos y las penas para la ciudadanía. Cartagena produce mucho ruido, con ello, los opositores, defensores de la corrupción, indignados, en fin, decepcionados a todo nivel montan sus misiles y disparan para verlo caer.

Seguramente, lo veremos caer y regresaremos al mejor escenario de los corruptos, la interinidad. Porque es ahí donde los “magos de la corrupción” actúan como el comején, mientras los otros “clásicos personajes” siguen usando las redes sociales con su manido discurso: “Todo me hiede nada me huele”.

Hay un comité de revocatoria, muchos nuevos y viejos influencers disparando la misma basura que usó el alcalde para ganar unas elecciones dignas a los etiquetados corruptos. La verdad, ahí siguen con su corrupción, aprendieron a mimetizarse, y así, reinan mejor.

Al final de estas líneas, me queda la sensación que este escrito es muy cercano al concepto que usaba mi madre para calificar a esos antipáticos: Todo me hiede y nada me huele…

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top