»
Inicio > Apuntes y apuntes > Sensatez, actitud de paz… | Rodrigo Ramírez Pérez

Sensatez, actitud de paz… | Rodrigo Ramírez Pérez

Rodrigo Ramírez, director de contenidos.
Rodrigo Ramírez, director de contenidos.

Una vez más Cartagena de Indias experimenta un brote de inseguridad, como lo han vivido todas las ciudades del mundo. Y otra vez más la gente se alarma y sale a poner el grito en el cielo. Se señalan culpables, evidentemente, el alcalde de turno el principal responsable. ¡Qué memoria de pollo! La que posee la gente de aquí y de allá. Así es el comportamiento en las sociedades de pensamiento subdesarrollado.

Lamentable que en actos delincuenciales muera gente, lamentable que roben y asalten en sectores turísticos, supuestamente seguros. Es que esos hechos están “legitimados” para las áreas populares, donde a cada instante es normal que la delincuencia imponga su ley. Con esta opinión sensata, en nada nos oponemos a las decisiones de las autoridades por garantizar la tranquilidad.

Lo que nos parece insensato es que la gente se alarme y cree pánico colectivo, que especule con situaciones nada reales y que utilice las nuevas plataformas de comunicación como redes sociales para contribuir a la desinformación y al caos.

Ya se nos olvidó que meses atrás fueron asesinados tres policías en un asalto a la mansalva, también engavetamos los recientes sicariatos, las periódicas rutinas de muertes entre pandilleros, las víctimas del robo, la extorsión, la estafa, Etc. que todos los días padece la gente de a píe.

El llamado es a la sensatez, la ciudad requiere de medidas de seguridad ciudadana para tener la sensación que podemos transitar tranquilos y en paz. Todas estas alarmas nos ubican en la esquizofrenia que viven sociedades amenazadas por el terrorismo urbano como respuesta al terrorismo legal de los poderosos que con sus sofisticados ejércitos invaden, infunden miedo, y son, los que imponen su ley marcial.

En Cartagena desarmar a la delincuencia nos tomará mucho tiempo, pero eso, solo será posible al subvertir el normal funcionamiento, con la complacencia de todos, de la ilegalidad que se permea en los círculos de poder; de esta manera la cultura del dinero fácil dejará de ser el atractivo que destruye la sociedad en general.

Tenemos un sistema perverso al que nos adaptamos o nos adaptamos, mientras ese, sea el paradigma, estaremos repitiendo la misma historia y buscando a los mismos culpables. Y cada vez se nos olvida actuar con sensatez. Ser sensato también es una actitud de paz.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top