»
Inicio > Apuntes y apuntes > Rodrigo Ramírez | Mande, aunque mande mal

Rodrigo Ramírez | Mande, aunque mande mal

Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos GC.
Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos GC.

Ejercer la autoridad ha tenido y tiene una difícil misión. El problema de muchos de los que están revestidos del poder de mandar es que adolecen de humanismo, son ausentes de humildad y carecen de sentido racional con el respeto de los derechos humanos. En su mayoría se creen dioses y tienen un ego más grande que el universo.

Cuando un “mandón” confunde su carácter y temperamento con el auténtico ejercicio de la autoridad es sin duda un canalla, pues está actuando conforme a sus necedades y la errada convicción de la realidad sin consenso. Algunos orientadores de opinión lo definirían más conciso: es un dictador, autócrata o prepotente.

Pero el revertido de la autoridad sin esa condición arriba detallada, está rayando en la franja de ser irrespetado y acusado de carácter débil, lo califican de un líder pacifista y con excesiva tolerancia. Sólo cuando demuestra que son posturas sabías, es cuando una masa concientizada le respeta y admira.

La humanidad ha tenido la oportunidad de conocer a muchos y recordar a muy pocos. Ejemplos: José “Pepe” Mujica, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi, Jesús de Nazaret (nombre de Jesucristo cuando fue hombre) entre otros. Todos esos líderes tuvieron un carácter de gente de paz y marcados por actos justos; y sus momentos de vehemencia estuvieron lejos de los patrones de la reconocida violencia.

Ahora bien, aterricemos al más reciente acto de un “mandón”. Cómo podríamos calificar la actitud de Nicolás Maduro de acusar a miles de colombianos ya venezonalizados de paramilitares y violentar sus derechos humanos.

Dónde está la postura sabia de administrar realidades, aunque adversas, necesariamente deben ir prendidas de la mano del consenso y así proteger a la gente.

Algunos “mandondes” como Nicolás Maduro, de la escuela de Hugo Chávez, y demasiado distante de la de Simón Bolívar; semejante a la del populista colombiano, Álvaro Uribe, creen que revertirse de autoridad a los coñazos sin importar los derechos de la gente, independiente de ser delincuentes, es la mejor forma de ejercer el mandato que el pueblo les dio.

Interpreto, porque las realidades son para eso, que Nicolás Maduro está haciendo con los colombianos que le pertenecen a Venezuela por sus arraigos familiares, laborales y hasta delincuenciales el más de los estúpidos papeles: disfrazar coyunturas.

Las crisis de los venezolanos que son de todo orden, nada lucen el vestido de satanizar a los colombianos, y así confundir situaciones sociales de gran calado por el desgobierno interno con el marketing político de la etapa preelectoral, que por estos días campea en el hermano y vecino país.

Los gobernantes de Venezuela en todos los tiempos se han puesto el mismo disfraz para confundir a sus habitantes: “Ataquemos a Colombia, cerremos la frontera, rompamos relaciones, fuera colombianos, Etc.” Siempre el mismo vestido cuando sus crisis sociales, económicas y políticas están tocando fondo.

En todo caso, nos queda claro que el “mandón”, manda aunque mande mal.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

5 thoughts on “Rodrigo Ramírez | Mande, aunque mande mal

  1. Es una gran verdad, aquí en Colombia también han habido desalojos violentos de sus tierras a personas pobres, especialmente en la zona rural donde aún aparecen en poder de aquel gobierno paramilitar sin que aún las autoridades se pronuncien a favor de los desplazados. Valga la pena este atropello a colombianos para comparar aquella época con esta inhumana acción del dictador venezolano y alzar la voz de protesta contra lo ocurrido aquí en Colombia donde la justicia aún no ha llegado, como lo que actualmente sucede a nuestros hermanos en el vecino país bajo la mirada paciente de nuestro gobierno. Esta acción de Maduro ya sobrepasó los límites de la tolerancia y la paciencia. Otro desplazamiento de colombianos que se está dando y que no ha sido reportado es el derecho al trabajo de los colombianos en este país, pues ya casi se termina la contratación de la refinería de Cartagena y la mano de obra contratada para el futuro son de venezolanos y mexicanos quedando los colombianos en nuestro propio país por fuera de la contratación, alegando estos contratístas que también son extranjeros que en Colombia no hay mano de obra calificada. Cuanta injusticia…Despierta Colombia !

  2. Hola, buenas tardes:

    Con lo que voy a decir, no justifico la actitún ni el proceder de Maduro, pero no tenemos que salir de Colombia para ver casos de desalojo como este, aqui mismo en Colombia, muchas veces han hecho lo mismo con personas necesitadas de vivienda, que al no tener otras alternativas, invaden terrenos de los latifundistas o terratenientes, y luego son sacados abruptamente, a la fuerza, sin ningun tipo de compasión, sin importar si hay niños o ancianos. Repito, de ninguna manera justifico lo que pasa con los colombianos en la frontera de Venezuela, pero si deberiamos ser igual de criticos cuando suceden estas cosas en nuestro mismo país.

  3. El mundo no tiene reversa, siempre los gobernantes abusan de la gente miserablemente y por ello la humanidad esta buscando su supervivencia, muchas veces a costa de lo que sea; puesto que muchos a los que llamamos poderosos se aprovecharon de todo lo que nos correspondía a cada uno (un poco de cada cosa), dejando a otros aislados y sometidos, esperando que estos que se apoderaron de casi todo nos brinden algo, que es como un sorteo. Siempre se hace eco de la frase que “EL MUNDO ES PARA LOS VIVOS”, olvidándonos que “EL MUNDO ES PARA TODOS”, porque sólo es un pequeño caminar.

  4. Apreciado AMIGO siempre admiro y respeto su pprofesionalismo pero es necesario hacer algunas aclaraciones,se que valora y comparte el derecho como tal quiero que recuerde que cada pais tiene su soberanía y todo presidente el deber de defender los suyos,como usted sabe hay más de 5 millones de Colombianos en ese pais muchos de los cuales poseen vivienda propia y empleo digno como también pensiones vitalicias y subsidios.Estos compatriotas están de manera legal en varios estados y ciudades recibiendo lo que nunca han tenido en este País que los abandonó,se que usted ama la legalidad y nuestros hermanos Colombianos no lo estaban en esa zona fronteriza,respecto a las supuestas casas derribadas allí no vivían familias sino eran dos burdeles pero el impacto mediatíco es crear un patriotismo lleno de odio y desprecio a ese gobernante.Se que es buen investigador y periodista serio por lo cual se que investigara mucho más los angulos de este suceso,es necesario hablar en materia de lo electoral las estrategias de la oposición allá y aquí.Soy Colombiano y patriota por eso no me dejo manipular por emociones creadas por esos medios perversos los cuales son los principales anticolombianos y enemigos del bien.

  5. Debo decirle que su editorial lo comparto en su totalidad por lo claro y contundente. Por eso quiero aprovechar para comentar que la actitud del gobierno de Venezuela es una cortina de humo que lanza Colacho Maduro sabiendo que en diciembre hay elecciones y es muy probable que a su partido sea derrotado. Así que me parece muy comedida la actitud de nuestro presidente de no caer, como quieren muchos, en el juego de venezolano. Tal como lo dices en el editorial los gobernantes de la hermana república siempre se ponen el mismo disfraz para distraer a sus ciudadanos. Así que señor Presidente Santos, muy a pesar de las violaciones de los DDHH de nuestros compatriotas por parte de Maduro, manténgase firme y mesurado.

Deja un comentario

Top