»
Inicio > Apuntes y apuntes > Rodrigo Ramírez | La trocha de la Paz…

Rodrigo Ramírez | La trocha de la Paz…

Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos GC.
Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos GC.

Siempre he dicho que armando paz es guerra… Lo acontecido este 23 de septiembre, fijar la ruta final para acabar con el conflicto armado guerrillero de las Farc en Colombia, tras 50 años de beligerancia, además de ser un hecho histórico es una eventualidad con un significativo precedente.

El camino a la Paz es una trocha de herradura muy peligrosa, con muchos terrenos movedizos y hasta tramposos. Construir la Paz nunca ha sido fácil en ninguno de los conflictos armados que se han vivido en el mundo, sus logros son sin duda el resultado de una voluntad común de los actores en guerra: Pactar la Paz.

Precisamente se trata de tener la capacidad de asimilar y comprender los costos sociales que implica Pactar la Paz. Solamente aquellos que conocen las consecuencias de la guerra pueden entenderlo mejor, claro, si en sus corazones ha desaparecido la sed de venganza que disfraza la imposición de una justicia implacable.

O van a decirnos que aquellos que hacen sendas críticas escépticas, desde todo punto de vista, al Proceso de Paz entre Gobierno y Farc, si han sido víctimas, en el fondo tienen más sed de venganza que una justicia transicional, que permita la comprensión del sentido del perdón.

En el mundo hay muchos mamertos de pensamiento hablado, repiten las estupideces que otros dicen. Colombia los tiene y en cantidades. Ahora los que se creen dueños del poder, que son los mismos que imponen los modelos de opinión pública en los grandes medios de comunicación, se aprovechan de esos pendejos y los comienzan a medir en manipuladas encuestas (No estoy diciendo que manipulan los resultados sino que acomodan las preguntas para tener la repuesta que ellos quieren), sólo para hacerle el juego a la guerra y el mal ambiente al Proceso de Paz.

Por eso es que digo que el camino a la Paz es una trocha peligrosa, donde hay muchos piratas que en nada les interesa la Paz. Pues ellos, en la guerra ya encontraron su supervivencia (Vivir en un nivel superior) y es muy poco lo que les importa la subsistencia (Vivir en la mierda) de los millones de colombianos víctimas de un conflicto armando sin absolución humanitaria.

Se conocen que ciertos actores de la guerra, desde sus espacios de poder político, económico y mediático, que argumentan ser víctimas del conflicto armando de Colombia poco o nada tienen interés por la Paz. También es cierto que algunos de ellos han encontrado en el conflicto armado escenarios de negocios. Como decía mi abuela: “Se niegan a patear la lonchera…”

Es cierto que existe un segmento de la guerrilla colombiana que busca los escenarios de Paz en un contexto político, se quedaron sin alternativas y la guerra jamás los llevará a esos espacios de poder. Toda vez que en nombre de la insurgencia sus actuaciones beligerantes se parecen al terrorismo y la delincuencia común. Sin embargo, es triste reconocerlo, las Farc y el ELN mundialmente tienen Estado de Beligerancia, esa figura es su principal racero para negociar políticamente la Paz en Colombia, que sin duda en el Derecho Internacional Humanitario es el estatus político que les corresponde.

Y en este mismo proceso queda en evidencia la otra guerrilla, esa que jamás le apuesta a la Paz, pues lo que les interesa es generar espacios de guerra con su actuar delictivo en el narcotráfico, el secuestro, la extorsión, el boleteo y otros delitos conexos. Al final serán las nuevas Bacrim sin el disfraz de las Farc y el ELN. En esa condición le será más fácil al Estado colombiano combatirla y justiciarla con todo el peso de la ley.

A quienes nos interesa tener una nación en Paz, lo que necesitamos es comprender el porqué del Estado de Beligerancia que ampara a la guerrilla colombiana, sólo así, nos es más entendible la justicia transicional que está pactando el Gobierno con las Farc.

Lamentablemente para los enemigos de la Paz les resulta imperdonable que en la negociación las Farc comiencen a arar los espacios políticos de nuestra democracia corrompida. Es mejor tener unos guerrilleros combatiendo con propuestas desde los círculos poder del Estado que propiciando la guerra como opción política, que al final su actuar es otro disfraz de la delincuencia.

De esta forma comprendemos mejor los costos de tener los campos colombianos llenos de campesinos, en vez de guerrilleros o delincuentes de toda índole sembrando la desesperanza, el desplazamiento forzado, el miedo y el terror, lugares propios de quienes desde el poder político, económico y mediático hostigan el Proceso de Paz, pues les es nada rentable tener los territorios ocupados por la Paz, para ellos su mejor negocio será siempre la guerra.

Repito, la Trocha de la Paz es peligrosa, sin confusión hay que cruzarla, perdamos el miedo y evitemos caer en la trampa. Son muchas los campos minados a evadir, si al final tenemos que llegar lisiados, que así sea, pero que el puerto se llame, la Paz.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top