»
Inicio > Armonía Ambiental > Preservar naturaleza, una tarea muy noble…

Preservar naturaleza, una tarea muy noble…

Hace un año anidaron 160 huevos de tortugas carey en Isla Arena, una de las 28 islas que conforman el Archipiélago Islas Corales del Rosario, zona insular de Cartagena de Indias.

Una vez nacidas las tortuguitas, miembros de Parques Nacionales delegaron la responsabilidad de cuidar a 15 de estas especies marinas a la firma Bendita Beach, empresa de turismo de conservación que las adoptó como un compromiso ambiental de preservar la fauna en el lugar.

El sábado dos de junio fueron liberadas 12 tortugas en medio de una ceremonia ecológica donde la comunidad isleña, sobre todo niños, las autoridades navales, funcionarios de Parques Nacionales, entre otros invitados fueron testigos de ese momento emotivo que se puede definir: misión cumplida.

Piscina habilitada para cuidar las tortugas.

Así es, los administradores de la firma Bendita Beach, quienes tienen arrendada Isla Arena con el propósito de ofrecer el turismo de conservación y sostenible en el lugar, para ellos, ser actores en el cuidado de las tortugas carey liberadas fue uno de los resultados más satisfactorios que han experimentado en la noble tarea de preservar la naturaleza.

Una vez delegada la responsabilidad de cuidar las tortugas, habilitaron una piscina natural en uno de los extremos de la isla, donde cada dos días intercambiaban el agua marina, contrataron nativos de la zona para que vigilaran las especies y las alimentaran.

Tubería por donde se fugó una de las tortugas.

De las 15 tortugas carey que recibieron, las dos más débiles murieron a los pocos días, mientras que otra muy hábil se les escapó por la tubería PVC que habilitaron para el intercambio del agua marina, ese plan fue desmontado y reemplazado por el sistema de motobombas y así evitar más fugas.

Al final, 12 tortugas superiores a los 30 centímetros en tamaño, con muy buena salud y estado físico fueron liberadas, ahora son parte del mundo marino y fauna de la zona insular de Cartagena de Indias.

Estiman los administradores de Bendita Beach que en 12 años retornarán a Isla Arena a desovar, pues su orden natural es que donde ellas nacen, ahí les corresponde nacer sus crías.

Esa misión cumplida con la conservación de lo natural, les dejó una valiosa experiencia, y por eso, una vez liberadas las primeras 12 tortugas que criaron, ahora sigue profundizar la piscina y optimizarla. Además, disponer del presupuesto que implica cuidarlas, porque ahora son para Parques Naturales unos aliados estratégicos en esta responsabilidad ambiental y de sostenibilidad.

En septiembre próximo llegará un nuevo contingente de tortugas, una vez más, la noble labor de preservar la naturaleza, junto con los servicios de turismo de conservación que abandera la firma Bendita Beach se convierten en otra misión por cumplir…

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top