»
Inicio > Apuntes y apuntes > Rodrigo Ramírez | Porque nací en mayo… 

Rodrigo Ramírez | Porque nací en mayo… 

Rodrigo Ramírez Pérez director de contenidos GC.
Rodrigo Ramírez Pérez director de contenidos GC.

A Raúl Gómez Jattin.

Recuerdo aquel lunes o martes cuando Gustavo Tatis me dijo: “Que escena tan dura la que te sorteaste con Raúl, intimidarte con la amenaza de agredir a un lisiado en silla de rueda para que le dieras dinero”. Era el primer año de la muerte del poeta, y en el suplemento Dominical de El Universal, Gustavo Arango me publicó una nota recordatoria de la corta amistad que tuve con Raúl Gómez Jattin.

Fueron sus años finales, lo conocí sin saber mucho de él, yo era periodista del presentismo y me desempeñaba como corresponsal de informativos televisivos de orden nacional y hacía las vacaciones a colegas en el matutino cartagenero. Raúl había regresado de Cuba de un proceso de desintoxicación, del cual estuvo muy agradecido, y prefería hablar de esa nación por su gratitud e ignorar el tema político y hasta cultural. “Sería desagradecido con los cubanos si hago un comentario de su régimen político y su influencia en lo cultural”, me dijo en una oportunidad, cuando conversamos de asuntos relacionados con Cuba.

A los pocos los días de su regreso, en Cartagena, el resto del Caribe colombiano, así como en el interior del país las distintas organizaciones culturales le habían agendado una serie de charlas y recitales para decirle al poeta: bienvenido a la cordura.  Y fue en uno de esos eventos, biblioteca Baltolomé Calvo que lo conocí en persona, ya tenía algunas referencias de él. La madre de Mariana, mi hija menor, me sugirió para que le entrevistáramos y le invitáramos a un programa radial de corte cultural que conducíamos los dos. Al final de la actividad me dirigí al poeta, el muy atento nos escuchó y aceptó nuestra invitación. Nos convertimos por aquellos años, 1995 hasta el 1997 en otros de sus referenciados conocidos.

La mayor deuda que sigo teniendo con el poeta, pues hombres imprescindibles nunca mueren, fue la nula publicación de una entrevista que le hice en las murallas, sector las bóvedas, para el noticiero nacional de televisión AMPM pero su directora, Margarita Mesa, me descartó la nota porque hablaba trabado, y probablemente dentro del presentismo periodístico lo que dijo el poeta no era de mayor importancia para el criterio de la jefa. Y en una nueva insistencia para que me publicara, sentenció: “La publicamos cuando se muera.” Eso tampoco fue posible, al morir Raúl nadie daba razón de la entrevista en Bogotá, el cassette de video tuvo la peor suerte, se perdió. Pero Raúl hasta en su última locura, cuando lo veía por las calles del centro histórico como otro orate, me preguntaba: ¿Cuándo me publicas la entrevista de las murallas? Yo le decía: un domingo de estos… Él sólo reía.

En este mes de mayo se cumplen 18 años de su muerte y al consultar en Internet por Raúl, encuentro que está muy vigente, hasta un perfil tiene en Facebook; en Youtube están casi todas sus entrevistas, las opiniones de mucha gente culta, como el reciente desaparecido Óscar Collazos,  y  muchos de los audios de sus recitales. Lo que más me sorprende es que quienes lo siguen son jóvenes, que saben más del poeta que yo, pues lo conocí en persona y me inventario dentro de sus conocidos referenciados, es lo máximo que me queda de él. Lo digo porque al sentarme a recordarlo siempre me llamó por nombre y apellido. En su extrema locura, cuando ya no me le podía esconder, pues sus últimos años se le vio muy agresivo, me llamaba para que le regalara tinto y cigarrillo. Era obligatorio conversar con él hasta lo trivial. Me preguntaba por mi familia como si él la conociera y al final: ¿Cuándo me sacas la entrevista? Y terminaba con una gigante carcajada, que ahora que le recuerdo pareciera que la estuviera escuchando.

Seguir lectura en el siguiente enlace: Porque nací en mayo…

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top