»
Inicio > Apuntes y apuntes > Pensamiento Hablado… | Rodrigo Ramírez

Pensamiento Hablado… | Rodrigo Ramírez

Rodrigo Ramírez, director de contenidos.

Comúnmente usar esta expresión: Pensamiento Hablado, estamos refiriéndonos a la capacidad que tiene todo ser humano de decir lo que piensa.

Para las diversas disciplinas de los estilos de vida que elegimos de conformidad con nuestras preferencias, el caso de los cristianos y de quienes actúa positivamente frente a las decisiones, el pensamiento hablado es la actitud que se asume de acuerdo con esas convicciones, entonces si crees que hoy vas a tener un buen día porque así lo has considerado, seguramente se cumplirá la predicción.

De acuerdo con lo anterior, aplicándose a la conducta política de quienes habitamos Cartagena de Indias, el pensamiento hablado colectivamente es de manera negativa, por lo tanto se refleja en gran parte de la gente de esta ciudad. La actitud de los cartageneros y de quienes viven en la urbe es de incertidumbre, de desesperanza, pesimista, en fin, el desaliento es a un alto nivel.

Pensaría que esa actitud negativa, en el pensamiento hablado colectivo de la gente, es la que ha permitido que a lo largo de muchos años sigamos repitiendo la misma historia, y elíjase quien se quiera, el panorama difícilmente se transforma y mucho menos contribuye a un cambio de conducta de la gente con la gente y su entorno; o de una auténtica voluntad política que nos lleve, por lo menos, a tener esperanza.



El pensamiento hablado en las malas prácticas políticas es tan transversal que se refleja en todo, por eso la corrupción dejó de ser exclusiva de los políticos y está hasta en los escenarios donde menos se cree que sea vigente, tiene muchos disfraces pero es y siempre será lo que es: CORRUPCIÓN.

Por ello, en los nuevos espacios de la comunicación humana, las redes sociales, los debates o foros que se vuelven virales fastidiosos. Sencillamente, porque son la propagación de ese pensamiento hablado, donde mucha gente hace discursos fuera de contexto, pues sólo saben repetir los criterios de la politiquería.

Lamentablemente, en redes sociales muy poco se debate de una revolucionaria propuesta política, estamos refiriéndonos a una filosofía, que nos lleve de verdad a asumir una postura que combata la corrupción, es muy escaso lo que se argumenta de forma coherente y determinante que al final contribuya; lo que hay es un discurso agresivo, destructivo y odioso que alimenta más la desesperanza y en nada aporta para ponerse la camiseta, sudarla y dar la batalla.



Políticamente hablando en Cartagena y en gran parte de Colombia, América y el resto de mundo los vicios de la politiquería han sacado una gran ventaja que todo lo que se escriba y se diga en contra de la corrupción es poco para combatirla.

En verdad soy muy escéptico, dudo mucho que las futuras generaciones conozca un panorama diferente al patrimonio político que tememos de pensamiento hablado.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top