»
Inicio > Columnistas > Nicolás Contreras | A Julia Pretelt

Nicolás Contreras | A Julia Pretelt

Nicolás Contreras Hernández, colaborador.
Nicolás Contreras Hernández, colaborador.

Repasando varios diarios y medios informativos – que no de comunicación- adscritos al cartel de empresarios de opinión y noticias de Andiarios,  la mayoría haciendo propaganda al modelo económico que el Banco Mundial le impuso a Colombia, defendido a verdades partidas a medias, me hallo en referencia con el tema educativo tan de moda,  el artículo de Julia Eva Pretelt [http://www.eluniversal.com.co/opinion/columna/comenzar-con-la-educacion-8550], el cual busca guardar equilibrio con la columna del escritor Cristo García Tapia [http://www.eluniversal.com.co/opinion/columna/maestros-y-sociedad-8552], un ejercicio sano que beneficia a un lector informado, algo imposible cuando se raja de la Venezuela Bolivariana, donde la tarea demonizadora adquiere tintes de auto sacramental y viaja en el tiempo a la época tristemente célebre, en que se ejercía desde el vecino Palacio de la Inquisición, cuando la cumbia era satánica y Lorenza de Acereto era juzgada por bruja (Melo 1984).

Y me llama la atención el artículo de Julia Eva, por varias razones: primero por coincidir en su enfoque economicista  con el periódico de la familia presidencial de los Santos -El Tiempo – que se deshace en cifras de miles de millones y billones pesos, con la intención evidente de mostrar lo mucho que ganan los maestros, en un ejercicio muy similar al ingreso per capita, donde los ciudadanos gozan de una ficticia redistribución de la riqueza.

Segundo, por esa tendencia a espetarle a los maestros el modelo de Finlandia por sus buenos resultados, el mismo recurso de otra época, cuando el turno era para el sistema Suizo o el cubano – también satanizado por su amistad con la Venezuela Bolivariana- hoy remplazado por Singapur, un país como Chile catalogado como milagro económico, pero surgido de una sangrienta dictadura anticomunista como su vecina Indonesia, los cuales tienen en común la pena de muerte para delitos imperdonables allá, como el narcotráfico…

La alharaca sobre los modelos exitosos, está relacionada con las famosas pruebas PISA, que reducen al estudiante a una suerte de androide biológico muy bueno en matemática y ciencias naturales, pero ígnaro en Ciencias Sociales o Filosofía, un estudiante nada que ver con criticidad política, puesto que el deseo empresarial, es crear mano de obra barata y no seres humanos capaces de impulsar un modelo distinto de sociedad y de relaciones económicas subordinadas a las multinacionales, pese a que se habla de competencias laborales y emprendimiento, como sucede cuando se traduce la labor de tecnócratas como Gina Parody o María Fernanda Campo al frente del MEN y se contrasta,  con la realidad del modelo para el cual se quiere educar, como por ejemplo con Pacific Rubiales, que se tapó de plata con un crudo cedido a precio de huevo mientras los colombianos pagamos la gasolina más cara del mundo, a pesar del contrabando del combustible desde la malosa Venezuela. O el modelo empresarial “exitoso” de las multinacionales en la Guajira, que tienen a los Wayuu muriendo de hambre y sed.

Seguir lectura en el siguiente enlace: A Julia Eva Pretelt.

Nicolás Contreras Hernández, makromokamboniko@gmail.com

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top