»
Inicio > Apuntes y apuntes > Espacios para la gente…

Espacios para la gente…

En efecto, esta frase: Espacio para la Gente… es un buen eslogan político que podría aplicar para esta época electoral que se avecina.

De hecho, lo fue en los años 90 del SXX por una candidata al concejo de Cartagena, en ese entonces, las plazas de Santo Domingo y San Diego del Centro Histórico de la Heroica comenzaron a ser invadidas por comerciantes formales que extendieron sus negocios al espacio público con mesas y sillas, más una serie de personas ofertando servicios.

Las batallas jurídicas y de hecho, como los plantones y demás fueron neutralizados por una decisión administrativa donde la alcaldía concedió a cambio de impuestos el uso de esas plazas, de modo que, los espacios para la gente fue un discurso político más…

Hoy cuando el código de policía en todo su ámbito jurídico pretende un mejor ejercicio de la autoridad se confunde con el exceso de autoridad, y al final, lo que queda es un vacío sobre el papel de la autoridad.

El policía hace mucho tiempo dejó de representar con dignidad su papel de autoridad, lamentablemente, algunos uniformados han hecho triza esa inmunidad porque nunca entendieron su juramento de servicio a la patria, les pasó igual que al politiquero que se viste de político.

Y nos ha pasado a todos en todas nuestras profesiones, muchos hemos sido permeado por la corrupción, y por eso, algunos no tenemos autoridad moral para señalar. Sin embargo, existen unos cínicos con serios problemas psiquiátricos que tienen todas las ventanas rotas y se atreven a rotular, a hacerse las víctimas cuando todas las evidencias desnudan su perfil de delincuente con el disfraz de autoridad.

Esa realidad que brota como la espuma en un vaso rebosante ha permitido que hoy en Colombia todos vivamos escépticos de la institucionalidad. Ya no se cree en nadie ni en ninguna institución. Sencillamente, estamos muy contaminados de la incertidumbre y la desesperanza.

Muy triste que el policía en el ejercicio de la autoridad lo acusen de exceso de autoridad, y al mismo tiempo, termine el uniformado implicado por indisciplina en el papel de autoridad.

A todo ello, con mucho morbo se vuelve viral confusas realidades, pues no se entiende que por comprar empanadas en una venta ambulante que ocupa espacio público hubo una multa inapropiada por irrespeto o abuso de la autoridad.

Como tampoco se comprende que el policía por recuperar y ordenar el espacio público en el centro histórico de Cartagena de Indias, en su ejercicio de autoridad vulnere los derechos de las palenqueras, que por su condición ya no son ventas ambulantes que ocupan espacio público sino patrimonio inmaterial de la ciudad.

En fin, estamos en el reino de la confusión. Ahora, no sé si lo escrito hasta aquí, tiene o no sentido. Lo cierto, que poco comprendo si esta opinión es o no un espacio para la gente…

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com    

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top