»
Inicio > Columnistas > Efraín Peñate | Comprar elecciones

Efraín Peñate | Comprar elecciones

Efraín Peñate Rodríguez, colaborador.
Efraín Peñate Rodríguez, colaborador.

En medio del desbordante unanimismo con que el periodismo nacional en casi todos los medios recibió los resultados electorales del debate pasado,  se  localiza por ahí una que otra voz que advierte del salto al abismo que un país político como Colombia está por dar, en la medida en que ese unanimismo invade con tentáculos fieros, todas las esferas de manejo del país y de sus regiones.

Ese unanimismo no surge por cuenta de un Bloque Político con ideales liderados por un partido político. No. Aquí no ha asomado lucha por el poder para desarrollar programas efectivos de redención en todo lo que nuestro  pueblo soporta hoy todo anonadado  y  afligido.

Ha capturado el reparto del poder, una coalición seca y sin principios, cuyo ejercicio político fue definido en un canal de televisión de Bogotá por un analista centrado, como  el ejercicio de   “comprar  las  elecciones”. Y en efecto, en eso consistió la jornada electoral.  En todo el país.

Pueden surgir algunas salvedades como la de Antioquia cuyo pueblo fastidiado de los baños de sangre de las “Convivir” y demás actores violentos de la política, negó los votos a los cabecillas de esa barbarie, que no fue solución durante más de 10 años en el poder. El pueblo paisa se ha negado a continuar en eso y aspira a consolidar un tenaz resurgimiento de la casta luchadora paisa desde el estrado político, tomándose el poder.

Acá en Barranquilla quedó como casi siempre acontece desde la vigencia del llamado “Frente Nacional”  (resultado del debate electoral), un Concejo conformado por huestes  del más descarado ejercicio de la inoperancia, si se analiza que de las  21  voces deliberantes que actuarán desde el venidero 1º de enero, no dicen nada quienes estarán por el “Partido Conservador” (7), ni quienes se apoltronarán por el Partido Liberal (5), más quienes estarán por “Cambio Radical” (5),  Dos  de la  “U”  y para  “apuntillar”:  un representante de  “Centro Democrático”.  Este “Quorum”  apilado no pareciera mostrar lustre alguno en pos de  acompañar con denuedo  al elegido alcalde  Alejandro Char, cuyos  aciertos y/o errores  correrán íntegramente por su cuenta y riesgo.

Les pediría humildemente a todos en bloque o individualmente, que se comprometen para intentar  mecanizar normas, quehaceres, propuestas que lleven a que se acelere sin pausa, la concreción de planes para dar cumplimiento a lo que en forma de clamor vehemente puntualizó el Papa Francisco en su alocución en la sede de la ONU en estos términos:

“La exclusión económica y social es una negación total de la fraternidad humana y un gravísimo atentado a los derechos humanos.

No hay que perder de vista, en ningún momento, que la acción política y económica, solo es eficaz cuando se la entiende como una actividad prudencial, guiada por un concepto perenne de justicia y que no pierde de vista en ningún momento que, antes y más allá de los planes y programas, hay mujeres y hombres concretos, iguales a los gobernantes, que viven, luchan y sufren, y que muchas veces se ven obligados a vivir miserablemente, privados de cualquier derecho.”

No sería ni medianamente regular la gestión de estos (repetidos o nuevos)  Concejales de Barranquilla, si obvian la urgencia con la que deben  apuntalar como operativos y planes urgentes de su gestión:

Mecanizar maneras de organizar el tráfico automotor detrás de eliminar los “trancones”. Recuperar el espacio peatonal que descaradamente “se roban” en todos los barrios los propietarios de vehículos.

Orientar una campaña  (El concejo tiene todo el deber y el derecho de hacerlo), encaminada a que los medios radiales pongan fin de la ordinariez, la chabacanería y la vulgaridad  de algunas de sus voces. El Estado tiene normas en el Ministerio de las TIC para hacerlas cumplir en esa intención.

Revisar severamente en procura de impedir que siga sembrándose vegetales de tierra fría en nuestros antejardines, parques, avenidas que por fuerza del fuerte calor, mueren y dejan desolado  el espacio que con vegetales criollos (matarraton-Ceibas-Almendros-Mangos- etc) ofrecerían follajes  vistosos y proporcionan sombra y fruto.

Detener hasta erradicar, la colocación de “grama sintética”, sobre superficies para intentar hacer deporte sobretodo entre niños. El calor las dilata hasta adelgazar su espesor y hacen altamente peligrosa la caída de un niño, al extremo de riesgo de accidentes cerebrales.

Imponer medidas severas para evitar: a) el pavoroso ruido de los “Picos” inundando con eso las calles  de los barrios, b) impedir a todo rigor la circulación de motocicletas con estruendoso ruido, siendo que esos vehículos vienen de fábrica con sus sistema silenciador perfecto.

Sustraer de la explotación comercial los recintos y espacios que la comunidad construyó para los deportes y que  desde hace unos 20 años a esta parte, son fuente de ingresos y utilidades cuantiosos de empresarios particulares a quienes el ejecutivo local de turno concede la explotación de conciertos musicales, aquelarres religiosos, carnavales, exposiciones de toda naturaleza, lo que ha conducido al estado de ruina en que se encuentran esos recintos y  espacios, que no permiten al joven deportista el derecho de practicar deportes.

Elaborar Acuerdo para conformar nueva entidad que organice el Carnaval, en reemplazo de la existente, con cláusula precisa que obligue la defensa de valores folclóricos y de consiguiente, al gremio de músicos locales, erradicados abruptamente del derecho de devengar como tales en nuestras fiestas convirtiéndolos en pordioseros.

Por ahora, eso. Que nos quitaría de la cabeza la idea de que “compraron las elecciones”

Efrain Humberto Peñate Rodriguez, eprrodr@hotmail.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top