»
Inicio > Apuntes y apuntes > Rodrigo Ramírez Pérez | Días de berroche…

Rodrigo Ramírez Pérez | Días de berroche…

Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos GC.
Rodrigo Ramírez Pérez, director de contenidos GC.

Desde que tengo uso de razón estoy oyendo que las fiestas de noviembre son un berroche, un desorden descomunal y un irrespeto total a la conmemoración de la gesta libertaria nacida en Getsemaní.

Recuerdo a mi madre que siempre decía: “Es mejor no salir, porque en la calle hay mucho vandalismo y después de las fiestas, queda una estela de muerte.” Siempre y desde niño me hicieron creer que festejábamos un reinado, así crecí hasta llegar a mi temprana juventud y luego a mi adultez donde entendí que el Once de Noviembre era más que reinas y berroche.

Hace unos 25 años se inició el proceso de recuperar la conmemoración y acabar con el berroche, la tarea no ha sido fácil, y necesitará unos 25 años más, si no bajan la guardia quienes le siguen apostando a la conmemoración de la Independencia de Cartagena de Indias.

Creo que se ha recorrido un camino importante, el Cabildo de Getsemaní ya tiene muchos hijos, y ahora sus gestores le llaman el Cabildo de Cartagena, sin embargo como es muy normal en todo proceso, los celos y los afanes de protagonismo han hecho que existan rupturas pero lo importante es que la gestión sigue y no se detiene.

El comité de revitalización de las fiestas de Independencia con más de 10 años de labor, también han hecho un papel fundamental en la recuperación de las tradiciones, y le están apostando a un semillero, que en los próximos 25 años serán quienes no festejaran sino que conmemorarán, si la vehemencia de la gesta festiva se mantiene con el mismo entusiasmo.

Los gestores culturales de los barrios también han puesto un importante aporte, pues están haciendo sus propios desfiles festivos y conmemorativos, sin embargo el berroche es muy fuerte y en algunos casos por asuntos de seguridad, que se les sale de las manos a los organizadores han tenido que ver como sus buenos propósitos con la fiesta de la Independencia de Cartagena se diluyen en la decepción.

En este 2014, veré el mismo berroche, una vez más ganándose los espacios festivos, sin embargo las gestas nobles de quienes le apuestan a la conmemoración también se exhibirá como la luz que entra por un pequeño orificio y llena una habitación oscura, donde muchos cartageneros todavía no sabemos qué celebramos, y para no ser víctimas del desorden hasta decidimos irnos de vacaciones a otros lares.

Si la perseverancia se mantiene con el mismo ritmo de los últimos 25 años, creo que el berroche se va quedando sin argumentos, pues los que lo promueven en los próximos años sino se han concientizado, muchas ya no estarán, y otros ya no tendrán fuerza para seguir en el desorden, mientras que los que perseveran en la conmemoración estarán recogiendo la siembra, densa pero valiosa, que tomó 50 años para celebrar la conmemoración de la Independencia de Cartagena, y así se podrá decir: se recuperaron las tradiciones de 253 años de gesta libertaria.

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top