»
Inicio > Columnistas > Cónclave Electri-Caribe | Guillermo Barreto

Cónclave Electri-Caribe | Guillermo Barreto

Guillermo Barreto Álvarez, colaborador
Guillermo Barreto Álvarez, colaborador.

Se desconocen las soluciones de fondo a la crisis que se vive en la región Caribe colombiana por la deficiencia del prestador del servicio de energía eléctrica, Electricaribe. Las autoridades regionales, los representantes del gobierno central y la Superintendencia de Servicios Públicos en ese sentido no han presentado una propuesta sensata que permita al operador mejorar o garantizar que quien lo reemplace no vuelva a caer en el mismo problema.

Si no existe un documento elaborado por expertos y aterrizado a la realidad, estaríamos frente al común denominador que conocemos muy claramente en el Caribe colombiano: “Un quítate tú pa’ ponerme yo”.

Son muchos años con la misma queja de los usuarios residenciales, empresarios, políticos, alcaldes, gobernadores, ministros, superintendentes, todos de una u otra forma opinan y pocos dan soluciones concretas a este delicado asunto.

El análisis de esta crisis nos lleva al estudio estructural del problema, donde se conjugan aspectos económicos, técnicos y sociales, de los que hay que tener presente, porque la base de la existencia de toda empresa es el equilibrio técnico financiero que permite ofrecer buen servicio, su viabilidad y crecimiento.

En el actual escenario, para Electricaribe es muy difícil revertir la pésima imagen que se ha ganado por el mal servicio. La gente no se siente identificada con la empresa y decide protestar, en algunos casos no pagar, y seguimos escalando el conflicto entre las partes; aumentando la desconfianza y rencores.

Las comparaciones suelen ser odiosas, pero en oportunidades son modelos para tener en cuenta. Un ejemplo para considerar en el camino de las soluciones es la experiencia de las Empresas Públicas de Medellín, EPM, compañía que en su patrimonio inmaterial cuenta con el sentido de pertenencia de sus usuarios. ¿Cómo se logró? Fue un trabajo desarrollado de la mano de las comunidades, con la implementación de programas sociales; al tiempo que se garantizaba una buena prestación del servicio, que aumentaron la confiabilidad de la empresa en la gente y por consiguiente la cultura de pago. El proceso tomó cerca de 10 años.

La obtención de estos resultados positivos se debe al acertado trabajo con las comunidades donde los programas sociales definieron facilidades de pago, la puesta en marcha de tarjeta prepago para el servicio de energía, al tiempo que el brazo social de la empresa patrocina la recuperación y construcción de parques, escenarios deportivos; entre otros programas. Y se le suma a ello, la buena prestación del servicio, ya que al aumentar confiabilidad del sistema eléctrico se incrementa la confianza de los usuarios.

Para lograr un escenario similar en el Caribe colombiano, el operador del servicio de energía requiere de un gran esfuerzo y músculo financiero. Todo ello, es un valioso proceso de acercamiento con los usuarios, junto a las inversiones en la red y un plan de mantenimiento robusto con estrategias y metodologías RCM (mantenimiento centrado en confiabilidad o TPM (mantenimiento productivo total) y así lograr que la confiabilidad del operador en el sistema eléctrico Caribe colombiano mejore sistemáticamente el servicio.

Los políticos y politiqueros de la región, durante años, nunca han hecho nada por resolver el problema estructural del sistema eléctrico del Caribe colombiano. Se les observa mediáticamente hacer anuncios sin soluciones de fondo y con la misma retórica que el problema se resuelve con la salida de Electricaribe. Para mucha gente, esa medida es otra clásica “pesca milagrosa” de votos como estrategia electoral y populista que adolece de alternativas serias y concluyentes para el post-operador, una vez resuelta la crisis.

El post-operador, sea que siga el actual o uno nuevo, para resolver el problema y mejorar el servicio tiene que cambiar en gran porcentaje la red eléctrica actual, lo que representa una inmensa inversión. La pregunta es: ¿Será que el actual o nuevo operador estaría dispuesto a hacerlo? Lo delicado de todo esto, es que hoy se desconoce el cuantificado de qué cantidad. Otra pregunta reflexiva: ¿Se puede ofrecer un negocio a alguien sin saber cuánto pesa?

La propuesta en concreto es la activación inmediata del CÓNCLAVE ELÉCTRICO DEL CARIBE en donde expertos de la academia, comunidades, sector público y privado debatan los distintos temas de la empresa de servicios eléctrico; que se reúnan para estudiar, analizar y concluir con un documento que sería la hoja de ruta, que al mismo tiempo se convierta en los términos de referencia del nuevo contrato que resolvería la crisis con el actual o nuevo operador. En este CÓNCLAVE se define, cuáles son los requerimientos de inversión, financieros y técnicos para garantizar una buena operación del sistema eléctrico.

La recomendación es que el Ministerio de Minas y la Superintendencia de Servicios Públicos convoquen el CÓNCLAVE ELÉCTRICO DEL CARIBE prontamente en la ciudad de Cartagena o Barranquilla para:

  1. MinMinas invitará a los siguientes participantes: Asociación Colombiana de Ingenieros Electricistas; delegados de Universidad Tecnológica de Bolívar, Universidad del Atlántico, Universidad del Norte y Universidad Pontificia Bolivariana sede Montería, Universidad de Cartagena; Asociación de Usuarios de Servicios Públicos; representantes de gremios como Fenalco, Andi, y autoridades como la Comisión de Regulación Energía y Gas CREG, e ISAGEN.
  2. Se crearán grupos de estudios por especialidades financieras, técnicas eléctricas, estructura tarifaria, sostenibilidad (Comunidad – Medio ambiente).
  3. El estudio económico será para establecer y validar la valoración de los activos de la empresa, informe valorizado del estado actual de la red eléctrica del Caribe colombiano, viabilidad financiera de las inversiones; fuentes de financiamiento para los proyectos; plan de mantenimiento con metodología de punta; estrategia de sostenibilidad para el acercamiento a comunidades y plan ambiental.
  4. Las universidades, ACIEM y XM (Centro de despacho de energía en Colombia) calcularán cuáles son las reales pérdidas técnicas y por fraude del sistema eléctrico del Caribe colombiano.
  5. Comisión de expertos en sistema de gestión ahorro de energía recomendarán un plan decenal para el ahorro energético y la reposición de equipos actuales por otros similares de bajo consumo.
  6. Nuevo estudio de coordinación de protecciones, es decir interruptores y fusibles bien seleccionados y coordinados, y su aplicación será tema de análisis. Lo que uno percibe en los barrios es que por una falla que debe afectar solo un sector o cuadras termina impactando negativamente sin el fluido o la inestabilidad del servicio en todo el barrio y otras comunidades cercanas.
  7. Revisar el plan de mantenimiento predictivo específicamente en el tema de trasformadores que son la mayor parte de los activos mantenibles, y su cargabilidad sigue igual sin tener en cuenta el crecimiento del número de usuarios en las ciudades, lo que incrementan cargas y posibilita fallas con explosiones.
  8. El documento final de CÓNCLAVE ELÉCTRICO DEL CARIBE será la base con marco jurídico legal, técnico y financiero para el nuevo y buen contrato de operación que permita demostrar al país que la  gente del Caribe colombiano PODEMOS tener el añorado buen servicio de energía.

*Guillermo Barreto Álvarez, gbarreto2310@gmail.com, @gbarretoa.com

*Ingeniero electricista, matrícula profesional BL 205-7267

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Cónclave Electri-Caribe | Guillermo Barreto

  1. La ciudadanía tiene el poder de cambiar lo que no le conviene y lo que atenta contra sus derechos; Ser mayor de edad y portar una cédula, es justamente eso: el derecho a ser ciudadano de un país lo que conlleva conocer sus derechos y sus deberes.
    Hemos sido históricamente abusados por una clase dirigente corrupta. Hasta cuando?

Deja un comentario

Top