»
Inicio > Estar sano > Casanova tenía Plan B

Casanova tenía Plan B

El “plan B” de Casanova para seducir a las mujeres

He amado a las mujeres con locura, pero siempre he preferido mi libertad. Siempre que me encontraba con el peligro de sacrificarla, prefería escapar”. Así hablaba Giacomo Casanova, el gran rey de los seductores. Escritor, diplomático y agente secreto, entre otras ocupaciones, pero sobre todo conocido como aventurero, libertino y gran mujeriego… pese a que en ocasiones sufría impotencia sexual.

El célebre galán consiguió solucionar este problema y mantener así su reputación como el mayor seductor de todos los tiempos gracias a una planta que se convirtió en su “plan B” cuando se trataba de desplegar sus armas secretas ante las mujeres: el granado.

Déjeme contarle cómo ocurrió todo.

Una cita misteriosa

Una fría mañana de principios de verano, en Venecia, Giacomo Casanova se reunía con una joven. Pero a diferencia de todas las damas de las que gustaba acompañarse, en esta ocasión el objetivo de aquella misteriosa cita era otro muy distinto al de la conquista.

Necesito tu ayuda, estoy desesperado”, dijo Giacomo antes de que la muchacha hubiera dicho una sola palabra.

Casanova le contó entonces que se había cruzado con una mujer de belleza extraordinaria a la que hubiera deseado cortejar, pero a la que tuvo que dejar marchar al encontrarse con un gran problema: un “ascenso demasiado breve”, que hubiera sido insuficiente para satisfacerla.

No puedo arriesgarme a perderla sin ni siquiera haberla llegado a ganar”, sintetizó, preocupado.

¡Así que sólo es eso! -respondió la mujer, riéndose-. Vete a la tienda en la que se venden plantas y se preparan pociones, y pide el elixir estrella. Deberás tomar una cucharadita en un poco de agua con pimienta por la mañana y por la noche y, en unos días, las noches serán más bellas que los días. Con la luna nueva tu ardor renacerá como antaño. ¡Que tu poder de seducción haga el resto!

Siguiendo sus consejos, el preparado que le recomendó la joven hizo que la luna iluminase un nuevo idilio de Casanova. La aventura ciertamente no duró más que las anteriores (ni que las siguientes), pero sí tranquilizó al seductor sobre sus capacidades amatorias, en caso de que volviera a sufrir un percance similar.

¿Qué contenía aquella fórmula?

Se trataba de un preparado a base de corteza de granado, un pequeño árbol frutal símbolo en muchas culturas de la fecundidad y cuyo fruto es la granada.

Del granado se utiliza la corteza, las raíz, los frutos, las flores y las ramas jóvenes, que contienen un gran número de sustancias bioactivas beneficiosas.

Más allá de la leyenda, las investigaciones han sacado a la luz sus propiedades nutricionales y medicinales, que incluyen que sea muy útil como aporte extraordinario de vitamina C y también de antioxidantes, polifenoles y ácido fólico. Tiene interesantes propiedades frente al colesterol, la tensión arterial, la arterioesclerosis, los problemas digestivos… y la libido (como bien pudo comprobar Casanova en sus aventuras en la ajetreada Italia de mediados del XVIII).

Fuente: Boletín Tener Salud, tenersalud@saludnutricionbienestar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top