»
Inicio > Apuntes y apuntes > Cartagena se hunde… | Rodrigo Ramírez Pérez

Cartagena se hunde… | Rodrigo Ramírez Pérez

Rodrigo Ramírez, director de contenidos.

Es cierto, literalmente como se lee, Cartagena se hunde. Un amigo me lo contó con lujos de detalles, tras varios estudios sobre la ciudad por profesionales de la ingeniería hidráulica, y recientemente El Universal, periódico local, lo publicó. Ver nota: Cartagena va a hundirse.

Hay formas de evitarlo, lo dice el mismo estudio, e incluso en la nota periodística también se explica, pero no sé si la ciudad tenga tan suerte para evitarlo. Lo que sí sé, es que Cartagena se hunde doblemente.

La otra forma, de cómo Cartagena se hunde, es por su gente; quienes habitamos este territorio somos demasiado insensatos o demasiado ingenuos. Cómo entender que la misma historia se repita tantas y tantas veces; que nos suceda igual al hermano del medio de Silvio, que nunca aprende de sus errores y se tropieza con la misma piedra, una y otra vez, y sigue como si nada…

Cartagena se hunde porque nos quedamos buscando el culpable afuera, cuando primero debemos encontrarlo adentro. Es muy chévere señalar con el dedo índice, acusar y argumentar con verdades a medias y mucha mentira el disfraz de nuestra corresponsabilidad con lo que nos pasa en la Heroica.

Tan insensata es nuestra orientación que se lee hasta el fastidio en las redes sociales opiniones necias de una parranda de necios; la anarquía de criterios que se muestra con la libertad de expresión y pensamiento, es el reflejo de nuestra formación, que pese de observarse posturas de profesionales con maestrías y doctorados, su aporte se queda corto al “yogur” que son.

Pienso que en ese escenario de “debates” los verdaderos intelectuales de la ciudad se marginan. Creo, y no me crean, ante tantas estupideces, prefieren evitar ser “imprudentes” al dar sus opiniones, mejor se explayan en sus espacios y sus círculos… ¡Qué gran favor hacen a la humanidad! Mientras la mentira, que hoy llaman Postverdad, hace tráfico y mucho trino hasta llegar a ser una inmensa viralidad web, carga de muchas heces.

Ahora entiendo la frase de la canción: “La ciudad se derrumba y yo cantando”. El importaculismo se extiende como la opinión de los intelectuales, diría que es una forma de refugio en otros escenarios para ser intocables. A todas estas me preguntó: ¿Cartagena tiene intelectuales? Pensaría que sí, pero algunos, los que más ruido hacen tienen sus intereses, y seguramente dar opiniones sería un peligroso riesgo.

Para que citar lo que todos ya sabemos y hemos comentado a sus anchas: edificios que se levantan con dinero de muy dudosa procedencia, por ello, toda una ilegalidad “legitimada” que aflora con las tragedias; los planes pistolas de la delincuencia, estratégicamente diseñados para tener como escenario a Cartagena, desde aquí, hacen más ruido; la cíclica historia de alcaldes que se caen por sus actuaciones politiqueras, es a penas lógico, fueron elegidos para hacer politiquería. Con ello, los ya acostumbrados estados de interinidad, donde los auténticos politiqueros saben poner alcaldes a dedo, mientras se arman los contratos leoninos blindados a todo tipo de investigación.

Lo irónico es que los habitantes de esta aldea siguen opinando estupideces en las RSS, y ni siquiera se percatan que van a volver a desperdiciar los espacios democráticos donde se legitiman autoridades, esas que elegimos conscientes que de autoridad: pocón, pocón. Nos fascina estar en el estado y la etiqueta: INCERTIDUMBRES, ahí, es que nos gusta vivir. Es mejor contra la pared, así, es más sabroso.

Es la misma historia, como el viejo cuento del gallo capón, que inmortalizó Gabo en sus Cien años de soledad. Aquí, es la misma mond… como lo decimos siempre que estamos hartos de estar montados en la bicicleta estática que ni siquiera sirve para quemar los gorditos que nos dañan la apariencia.

Es verdad, Cartagena se hunde, la estamos haciendo agua o mierrrr, mientras pontificamos que la culpa la tuvo el tubo…

Rodrigo Ramírez Pérez, director@vamosaandar.com

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

5 thoughts on “Cartagena se hunde… | Rodrigo Ramírez Pérez

  1. La foto que ilustra parece mas bien orientada a seducir turistas… por lo que pareciera una calle de Venezia y nó un anegamiento dentro del “corralito”. El uso de este sistema para encender opinión, predispone al anónimo usuario a exagerar en ordinariez con vocablo soez, por lo que asi, pierde seriedad la intención de “tribuna abierta”… que no aporta nada.

  2. Desde hace varias décadas Cartagena se viene hundiendo sin nadie que la auxilie y hasta el gobierno de Dionísio Velez siempre fue una cuidad sin dolientes, sin amigos de la administración y sin alcaldes ni concejales que lucharan por ella, contra el asedio, el abuso y la corrupción enquistada como un cáncer en su administración. En esto somos responsables sí los cartageneros que votamos por cualquier muñeco aparecido con su saco de billetes. Esta modalidad de compra de votos, que es lo mismo que el proyecto disfrazado como familias en Acción, debe modificarse, cambiarse o modificarse o desecharse para beneficio de los cartageneros, de la ciudad y del país.

  3. Sí, la indolencia y la pereza mental socava el pensamiento de muchos que se creen los líderes e intelectuales de la ciudad. Pareciera que el “meiportaunculismo” fuera un pensamiento y un decir inherente a la condición cartagenera. Creo que la solución a todo ese mundo de injusticia, invisibilización e iniquidad es producto de la poca capacidad critica de muchos que pasan por la Universidad pero sin saber para qué llegaron allí o, si sabían era para sus malévolas intenciones particulares. Es necesario comenzar a gestar una cruzada por rescatar los valores socioculturales de una ciudad otrora bastión del pensamiento y la libertad.

Deja un comentario

Top