»
Inicio > Talentos... > Álvaro Triviño

Álvaro Triviño

 Álvaro Triviño Doval, un maestro que regala bromas y palabras

Hablaba con el escritor Joce Daniells, y éste me decía: Álvaro es un Centauro, por su gran capacidad intelectual, entonces, deduje que hacía referencia a ese ser mítico de Quirón, centauro que fue maestro de Aquiles y le enseñó las mil maneras de burlar a la muerte y aceptar la debilidad de las cosas a través de su talón.

Álvaro Tribiño o Triviño, un maestro que  conoce la fusión mítica que porta en su estructura genética, quizás por eso , muchas veces los que nos centrábamos en parámetros esquemáticos de una lógica rígida y cuadrática, teníamos dificultades para comprenderlo. Había que conocer la razón mítica de seres como Álvaro, son personas que se han formado en la compilación de las musas , pueden mostrarnos el hacer de Calíope, para transitar en la poesía épica, o dejarse tocar por Clío y  mostrarnos lo brillante de la historia, o acompañarse de  Erato, y darnos lo dulce de la poesía amorosa y ligera, o señalarnos a Euterpe, para recrearnos en la música, o sumirnos en su papel de dios Momo y entrarnos en el mundo de Melpómene, y hacer de la vida un teatro donde es válida la tragedia, o embelesarnos con la lírica y la elocuencia de Polimnia, y volver que vivamos el mundo en que siempre se ha recreado , el de Talía, para ahogarnos en la risa por la sátira y la burla de sus acciones, o hacernos mirar la bondad del movimiento y la danza, cuando se hace eco de Terpsícore, para al final mostrarse , no como el esclavo maestro, sino como el  científico semántico que posee los secretos de Urania.

Así como Ramón Gómez de la Serna, en el tránsito de la literatura, metaforiza con las cosas para hacer Gollerías que saturan de risa a los lectores, Álvaro  vive la metáfora para realizar Gollerías  propias del Dios de la burla y la risa.

Álvaro, es un ser de tiempos primarios, fruto de la fusión de las divinidades del Sueño y la Noche, con una misión de la burla y la sátira, para rescatar la condición de esclavo, vivida por el maestro. Álvaro es también hijo del satírico difunto Sócrates, que se atreve de mofarse de los dioses, para reírse de la lid que llevamos perdida, como es la toma de la cicuta. Álvaro, posee los grandes méritos del descomponedor de acertijos y compilador de voces, que plasma en diferentes textos.

Son tantas las condiciones de Álvaro, como conocedor de la lengua y la facilidad para burlarse de la vida, que me atrevo asegurar, que éstos, fueron aspectos de  admiración,  en la mentalidad adusta y sanguínea del sajón, ya que se torna mítico, y además de su condición de costeño, juega con la alegría , por el cetro de bufón, que esconde como conocedor de la Antropología, pero usa la fusión de dioses como Dionisos o Dionisio y Momo, para enloquecer de risa a la vida.

Con Álvaro comprendemos que se puede conjugar la ciencia con la risa y aceptar que la vida es el carnaval de Celia. Felicidades

Juan V Gutiérrez Magallanes, juanvgutierrezm@yahoo.es

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

One thought on “Álvaro Triviño

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top