»
Inicio > Administrtivas > Guerra de sillas en colegios de Cartagena

Guerra de sillas en colegios de Cartagena

Llegar tarde a recibir clases a una Institución Educativa del distrito de Cartagena de Indias, significa quedarse de pie o tirarse en el piso para tomar los conocimientos que imparten los profesores.

Esta triste situación se vive en el 70% de las Instituciones Educativas y los alumnos tienen que diariamente enfrentarse a largas carreras y competencias para escoger una buena silla. Si llega al tiempo con otro compañero, prima la fuerza, para ver quién se queda con la silla.

 “Los estudiantes deben llegar temprano para escoger las mejores sillas, los que van llegando un poquito más tarde, tienen que elegir las peores sillas: las partidas y sin brazo, entre otros males e incluso, hay niños que pierden la primera hora de clases buscando en que salón sobra una silla. Pero lamentablemente les toca sentarse en el piso”, afirmó Shirley Torres, presidente de la Asociación de Padres de Familias de la Institución Educativa José de la Vega.

Esta madres de familia al ratificar esta problemática puso el ejemplo de la Institución Educativa Ana María Vélez de Trujillo, que implemento una especie de pico y placa, para acabar un tanto con la guerra de las sillas.

La medida consiste en que cada grupo recibe dos horas de clases al día: Primero ingresan los alumnos del grado sexto, reciben sus dos horas, salen y entran los del grado séptimo y así consecutivamente hasta llegar al grado once.

Esto indudablemente afecta la calidad educativa en Cartagena, y se suma además las malas condiciones de infraestructura física de los colegios. Así mismo, la financiación, que en este país es desigual. Mientras la nación gira al municipio de Medellín en el departamento de Antioquia, la suma de $210.000 por estudiantes, Cartagena recibe $26.000, lo que justifica los bajos niveles educativos de nuestros alumnos, que solo superamos al Choco y al departamento de la Guajira.

Esta desigualdad es la que ocasionan la guerra de sillas, el pico y placa y la violencia estudiantil, que ponen en peligro su vida por enfrentarse a un compañero en disputa por conseguir en donde sentarse.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Deja un comentario

Top