¿No son acaso hombres? | Eduardo Verano

El 21 de diciembre de 1511, Bartolomé de la Casas escuchó el discurso del sacerdote dominico Antón Montesinos en la Villa de Sancti Spíritus, en la Isla de Santo Domingo. Fue un discurso en el que la comunidad dominica, a cargo del superior de la orden, Pedro de Córdoba, aprovechó la misa para condenar las atrocidades de los encomenderos y

La capacidad de perdón… | Rodrigo Ramírez

Resumiría que la gran enseñanza que dejó el sumo sacerdote de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, Francisco, a los colombianos en su visita de cinco días, fue aprender a tener capacidad de perdón. Perdonar una tarea difícil, sobre todo en una sociedad como la nuestra donde todos nos creemos imprescindibles, aunque realmente somos ineludibles, ello, jamás debería estar distante de

Top